The Bearer of all Prophecies

10 julio, 2010 at 3:04 (Derein, Relatos)

 

Capítulo 1: SUCESOR

La herida era mortal y no había nada que el hechicero pudiera hacer para sanarla. El Portador andaba con dificultad bajo la fuerte lluvia, un poco arqueado a causa del dolor punzante de la herida sangrante que tenía en el estómago. Sus botas se hundían en el barro de la carretera y su compañero le ayudaba a avanzar.

-Para, ya no puedo más- dijo el Portador parándose en mitad de la calle, todo estaba silencioso, no había nadie en la calle.- Esta vez no me voy a salir vivo viejo amigo.

El hechicero lo miró con tristeza e impotencia, tenía razón, la herida era mortal y ni su magia podría hacer nada, era demasiado tarde. Lo que más le dolía al hombre era que en parte era culpable del estado terminal de su amigo y eso le pesaba en su corazón como una piedra que se hunde en el agua.

-Aún puedo crear un portal que nos lleve de vuelta a la orden- decía el mago mientras buscaba apresuradamente en su bolsa el objeto necesario para abrir el portal.

-Déjalo, lo perdimos y lo sabes- El hombre alto y delgado dejó de buscar y ya sin esperanza alguna se dejó caer de rodillas al suelo.- Parece que aquí se acaba nuestro viaje.

El hechicero viendo que ya no había esperanza miró a su compañero por quien tantas veces había arriesgado su vida y que gustosamente daría su vida para que él viviera y dijo.- Tenemos que encontrar un sucesor, todos están en la orden.

– Utiliza la vasija de Arklan para encerrar mi poder, yo no llegaré con vida.

La vasija de Arklan, un artefacto muy antiguo procedente de la era antigua, se llamaba así porque hace ya tanto tiempo que nadie recuerda su nombre. La vasija tenía la capacidad de encerrar poderes místicos que podían ser transportados para transferirlos a otros individuos, la vasija se trataba de un pequeño colgante con una gema encantada, habitualmente un ópalo o un rubí, ese encantamiento fue creado por Arklan y de ahí le viene el nombre. Antes de la existencia de este hechizo los portadores tenían un compañero que por si algún motivo estos no podían traspasar su poder a un sucesor sus compañeros se encargarían de traspasar el poder, esto tenía un inconveniente pues al traspasar el don de un sujeto a otro el anterior huésped moría, aunque gracias a la vasija de Arklan era posible traspasar la energía sin dañar a ninguno de los huéspedes.

El hechicero buscó en su bolsa el amuleto, al encontrarlo lo sacó. Una cadena de plata sostenía al ópalo negro con adornos de plata. El mago miró el amuleto con detenimiento, no le gustaba tener que hacer aquello, observó la gema y vio que había una pequeña grieta, aquello no era bueno, quizás la vasija no podría contener toda la energía del Portador. El mago miró a su compañero moribundo con una cara de terror. El Portador empezó a toser sangre y cayó el suelo, a lo que su compañero lo recogió.

-Ven busquemos un lugar para resguardarnos de la lluvia.- Su amigo ya no hablaba sino que se dejó llevar por su compañero.

El hechicero golpeó la puerta de una casa en la que aún había luz, pasaron unos minutos que se convirtieron en horas para el mago pero finalmente se abrió la puerta. Era una mujer joven, de unos veintitantos años, bastante delgada, detrás estaba un hombre con una niña en su falda. Eran una familia, bastante pobre al parecer. Por suerte para el hechicero y su amigo aquella familia era leal a la alianza de reinos y les dieron cobijo, para la alianza el Portador era una especie de héroe.

Pusieron al Portador en una cama y el mago empezó con el hechizo para traspasar el poder a la vasija. La mujer trajo agua y vendas para aliviar al moribundo mientras que su marido ponía más leña al fuego. La niña se quedó mirando al Portador como hipnotizada, apenas tendría los seis años de edad, tenía el pelo corto y sucio, se acercó al hombre en sus últimos suspiros y con su pequeña mano le acarició el rostro.

– No tengas miedo, te vas a poner bien. Mi mamá siempre me cuida cuando me pongo mala y siempre me pongo bien otra vez.

El Portador le sonrió a la niña y la miró a los ojos detenidamente aún sin saber porque, algo le había llamado la atención.

– Tiene una hija preciosa, señora.- dijo apenas con un hilo de voz, cada vez estaba más débil.

– Lo cierto es que no es hija mía, la encontramos hace tres años perdida en el bosque, pero la queremos como si fuera nuestra.- En aquél momento al Portador se le iluminaron los ojos, ahora lo entendía.

El hechicero acabó con el ritual, ahora el ópalo brillaba tenuemente a causa de la energía encerrada dentro de él. En ese momento el mago murmuró algo, al parecer la vasija no podía contener el poder por culpa de la grieta y de ella se estaba escapando toda la energía que contenía. Era un desastre, nunca nada parecido había ocurrido antes, y no había forma de contener la energía que ya se estaba perdiendo.

Mientras aquello estaba ocurriendo los hombres de Nars acababan de llegar al pueblo, allí terminaba el rastro del buscador. Nars invocó un hechizo de localización, mientras lo conjuraba ordenó a sus hombres quemar todas las casas y matar a todos los que intentaran huir.

El mago miró horrorizado a su amigo que apenas le quedaban unos alientos de vida. Él lo miró serenamente, le dolía tener que dejar a su amigo solo y perdido pero sabía que era inevitable.

– Traspasa el poder a la niña.

– Pero si solo es una niña, no esta preparada y no ha sido instruida en las enseñanzas de la orden.- dijo el hechicero escandalizado.

– Ha empezado…- dijo mientras escupía sangre y gastaba los últimos segundos de vida que le quedaban.- la…

En ese instante el fuego invadió el salón y la puerta cayó derribada. Era Nars a lomos de su caballo. Miró la escena con triunfo. Entonces clavó sus ojos en la vasija de Arklan que ya había perdido parte de la energía que contenía aunque gran parte de ella aún estaba en su interior. El poder de Nars era muy grande, al nivel del hechicero que estaba exhausto de los últimos días y apenas sin energía para realizar conjuros. Nars conjuró un hechizo de parálisis en el hechicero y le quitó la vasija. La mujer y su marido estaban de rodillas suplicando por su vida. Con una sonrisa Nars se puso el colgante y tras pronunciar unas palabras un haz de luz azul salió del colgante serpenteante hasta introducirse a través de sus ojos. Miró la escena con triunfo una vez más y salió de la casa no sin antes hacer que una viga cerrara la salida de la casa en llamas.

El hechicero contempló con impotencia como Nars se llevaba el poder del Portador y los dejaba encerrados en una trampa mortal. Poco después consiguió deshacerse del hechizo y miró a su eterno amigo que yacía inerte encima de la cama. Las lágrimas brotaron de sus ojos y le temblaban las manos. Acarició su rostro una última vez.

– Descansa en paz Talan, viejo amigo.- Le cerró los ojos entre lágrimas, unas manos pequeñas se agarraron de su brazo.

La niña se agarraba de la manga de la túnica del mago y le miraba asustada. El mago miró la habitación buscando a sus padres que habían quedado sepultados debajo de una viga. Observó a la niña con incredulidad.

– Huye y déjame morir junto a mi amigo.- le gritó a la niña pero pronto cesó los gritos cuando se dio cuenta de que los ojos de la niña tenían un pequeño destello azul.

¡La niña había absorbido el poder que se había escapado de la vasija! ¿Como era eso posible? Era un caso sin precedentes. Quizás no todo estaba perdido aún. Miró una última vez a su amigo y con el poco poder que le quedaba conjuró un hechizo de teleportación. Tanto el mago como la niña se teletransportaron a las afueras del pueblo en una colina, ya no llovía y la negra noche era iluminada por el fuego del pueblo. La niña le cogió de la mano y miró al mago.

– Yo me llamo Alina, ¿tu como te llamas?

– Yo soy el hechicero Halerd Dahl’Hollander.- Dijo con solemnidad.

– ¿A dónde vamos a ir ahora Hal?

– A la orden.- Después de esas palabras el silenció les invadió, al parecer aquello era suficiente para la muchacha. El mago apretó con fuerza pero con cariño la mano de la chica e iniciaron el viaje.

Anuncios

3 comentarios

  1. mirmith said,

    quiero mas!!!

    • derein said,

      :O M’alegro que t’agradi!!! Doncs la veritat es que ja estic preparant la segona part del primer capítol ^.^ que el penjaré al voltant d’aquesta setmana :P

  2. meian512 said,

    Relato épico a full!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: