No me prohíben

1 marzo, 2011 at 10:00 (Ikuda, Rant)

No me prohíben fumar. Me prohíben fumar en recintos cerrados. No me prohíben conducir. Me prohíben conducir por la acera o a más de 120 km/h. No me prohíben orinar. Me prohíben orinar en la vía pública. No me prohíben beber alcohol. Me prohíben bebr si paso los niveles en la sangre conduciendo. No me prohíben escuchar música. Me prohíben escuchar música a deshoras porque molesto.

La ley antitabaco no es prohibitiva, es una ley reguladora de las normas de convivencia. Aquel que no las respete que se vaya a vivir a la caverna, solo no estará.

S. Castán, Madrid (Sección Xpresate del diario ADN del día 18 de enero de 2011).


Permalink 2 comentarios

Partido de tenis

12 julio, 2010 at 18:25 (Meian, Rant)

Esta entrada me la he sacado de la manga porque tenía ganas de rajar un rato sobre el partido de tenis España-Catalunya que se ha visto este fin de semana. Quien se sienta ofendido, maltratado o cualquier otra cosa (y no le haya gustado, que los hay muy viciosillos por aquí) que se dirija directamente a mí y no le toque la moral a ninguno de mis compañeros.

Leer el resto de esta entrada »

Permalink 1 comentario

Perseguidos

22 junio, 2010 at 21:26 (Ikuda, Rant)

Veo con estupefacción en un telediario cómo un fumador dice, con sus dos santos cojones, que la nueva ley antitabaco “es una persecución contra los fumadores” y afirma que ellos tienen derecho a fumar.

Lo siento, pero odio el tabaco y no respeto en absoluto a los fumadores. Rezo cada día que trabajo en el restaurante para que la nueva ley llegue YA.

Me hace muchísima gracia ver cómo se hacen las víctimas y apelan a su “derecho a fumar” como si fuera más necesario que nuestro “derecho a respirar”.

Podría pasarme una hora escribiendo y despotricando sobre el tema pero hace un año encontré una carta en el ADN que resume muy bien (y sin insultos :P) lo que pienso.

Antitabaco

“Cuando salió la ley antitabaco, parecía que se iba a acabar el mundo. Todos los fumadores parecían perseguidos por la ley, o eso es lo que decían.  Pero al final, no fue para tanto. Ahora parece que nunca se fumó en los centros de trabajo y casi todos los sitios públicos. Pero os puedo asegurar que los que no fumamos sí nos acordamos de llegar a casa del trabajo con ese maldito olor.

No sé por qué se arma tanto alboroto por con la nueva ley antitabaco que prohibe fumar en los sitios públicos, incluidos los bares y restaurantes. Otra vez se acosa los grandes perseguidos, los fumadores. ¿Cuándo se van a dar cuenta de que fumar mata? ¿Por qué es un delito hacerle daño a otro ciudadano excepto si el daño es con tabaco? ¿Por qué soy yo la que tengo que tragarme el humo y perjudicar mi salud para que los fumadores no se sientan perseguidos? No sé quién persigue a quién, lo que está claro es que yo no perjudico la salud de nadie y esto no debería tener discusión. Creo que ya es hora de que se prohíba fumar en todos los lugares públicos. Cada uno que haga con su salud lo que quiera, para eso tiene su casa”.

Nieves García-Morales, Barcelona

ADN, Jueves 17 de septiembre de 2009 (Pág. 10).

Para reirme un poco del tema y no seguir pensando en ello:

Permalink Dejar un comentario

Silencio

15 junio, 2010 at 0:06 (Ikuda, Rant)

El sábado por la tarde fui a un bautizo y salí de la iglesia exactamente igual que salgo siempre que entro en una para cualquiera de las celebraciones típicas (es decir: bautizos, comuniones y bodas): MUY ENFADADO.

Me sorprende y perpleja (sí, de perplejar, me acabo de inventar un verbo, ¿qué pasa?) que gente adulta sea incapaz de guardar silencio en una iglesia.

Quizá es porque he estudiado en un colegio ligeramente católico, quizá es porque estoy acostumbrado a guardar silencio en clase, quizá es por simple EDUCACIÓN. Pero realmente no logro entender que la gente sea completamente incapaz de callarse incluso cuando el sacerdote que está oficiando la ceremonia está pidiendo por favor que haya silencio.

¿Es realmente tan complicado? ¿Guardar silencio y escuchar durante 45 minutos es TAN difícil? Creas en lo que creas, le des la importancia que le des a la religión, estás en un templo. Y si el hecho de estar un templo te la sopla, al menos piensa que hay alguien hablando y tú le estás interrumpiendo. Cállate y muestra un poco de respeto.

Y si no te callas, vete.

Aunque bueno, lo de irte tampoco me parece una buena opción.

Mi sobrina llevaba enferma desde el miércoles, y justo antes de empezar la misa tuve que salirme con ella a la calle porque se empezó a encontrar mal. Caminamos un poco y la entretuve y mientras estaba en la calle vi a tres de los mejores amigos del padre de la niña bautizada sentados en la terraza de un chiringuito tomándose una coca-cola.

No me pareció bien. Lo siento, pero creo que si un amigo tuyo bautiza a su hija, lo mínimo que podrías hacer es comerte la misa de la misma forma que te vas a comer todo lo que te van a servir en el pica-pica de después.

La tarde fue bien y la celebración fue bonita, no quiero que me malinterpretéis y creáis que estuve toda la tarde cabreado. Me lo pasé bien. Pero hay actitudes que no logro entender y más viniendo de gente adulta.

Que lo hiciera un niño lo entendería. Por desgracia la mayoría de niños se comportaron mejor que los mayores.

Permalink 1 comentario